Las playas del País Vasco Francés

A tan solo media hora en coche de Akelarre, el País Vasco francés es conocido por la singularidad de sus pequeñas localidades. En el podemos encontrar desde ciudades aristocráticas, como es el caso de Biarritz, donde la jet-set francesa antiguamente disfrutaba de sus veranos en palacios y mansiones napoleónicas frente al mar; hasta pequeños pueblos costeros de arquitectura de madera, con las tradicionales fachadas blancas y rojas tan característica de la zona.

Si bien estas localidades pueden ser visitadas durante todo el año, el verano es sin duda el momento perfecto, ya que además de dar paseos por sus cuidadas calles y disfrutar de su gastronomía en algunos de sus muchos cafés, es el mejor momento para disfrutar de su costa. De entre las muchas playas del país vasco-francés que valdría la pena visitar, hemos hecho una selección con las que más nos gustan:

San Juan de Luz
La localidad costera de San Juan de Luz destaca por sus casas de madera y su bahía en forma de media luna. Su arquitectura, su puerto pesquero y sus cafés bien merecen una visita. La playa, amplia y protegida por la bahía es el lugar perfecto para disfrutar de un baño en sus aguas en calma mientras se disfruta de las vistas del Cantábrico.

Playa de Hendaya
Con 3km de arena fina, la playa de Hendaya es la más grande de la costa vasca. Sus aguas tranquilas, gracias al resguardo que ofrecen el Cabo de Higuer y la punta de Santa Ana, la convierten en una de las más seguras de la costa vasco-francesa. Por su amplitud, sus vistas únicas a las “las gemelas”, su paseo marítimo y la elegancia de las casas que la rodean, hacen de esta playa una de las mejores opciones para disfrutar de la costa en verano.

La localidad costera de Biarritz es conocida por sus playas, las cuales se encuentran en unas magníficas condiciones naturales. Sin duda una visita a Biarritz en verano debería incluir una parada en alguna de estas calas y bahías:

Playa Le Port Vieux
Esta pequeña cala cerca del centro de Biarritz ofrece unas vistas dignas de postal. Su arena dorada, su ubicación al fondo de una cala rocosa resguardada del viento y el oleaje, sus aguas tranquilas y limpias y la naturaleza que la rodea hacen de esta playa el lugar perfecto para disfrutar de un día tranquilo en la costa vasco-francesa.

Côte des Basques
Considerado el “corazón de la cultura del surf en Europa”, esta pintoresca bahía ofrece unas vistas únicas a sus aguas movidas y a los acantilados escarpados que la rodean. Cuando la marea está baja se pueden dar paseos por la arena, sentarse a ver como rompen las olas o disfrutar de un refrescante baño en estas aguas del Golfo de Vizcaya.

Playa de la Milady
Se trata de otra playa de aguas frescas y fuerte oleaje, conocida por la práctica de surf. Sin embargo, en verano la marea suele estar en calma ofreciendo unas condiciones óptimas para el baño. Ubicada en plena naturaleza esta playa semiurbana es perfecta para quien busque disfrutar de un día tranquilo en el mar, en un entorno montañoso.

La costa vasco-francesa